Periodo de la Colonia

A partir de la llegada de los colonizadores españoles, ocurrida en el siglo XVI, hay que mencionar algunos hechos principales:

  • El descubrimiento del Río de la Plata por Juan Díaz de Solís, en 1515.  
  • La expedición de Alejo García, a quien se considera descubridor del Paraguay, llegó desde el Brasil en 1524.
  • La exploración de los ríos De la Plata, Paraná y Paraguay por Sebastián Gaboto, quien llegó a  en 1528 a la confluencia de los dos últimos cursos de agua. 
  • La expedición de Juan de Ayolas y Domingo Martínez de Irala, en 1536, por encargo de Pedro de Mendoza, Primer Adelantado del Río de la Plata, precursora de la posterior, cumplida por Gonzalo de Mendoza y Juan de Salazar, resultado de la cual fue la fundación del fuerte de Nuestra Señora de la Asunción por este último, en 1537.

Sobre estos hitos históricos, y la decisión de dar a Asunción el carácter de “Madre de Ciudades”, desde la cual salieron las expediciones fundadoras de numerosos pueblos y ciudades de la región como Santa Fe y Buenos Aires, se desarrolló un proceso que comprendió la utilización de la población indígena en el régimen de las encomiendas y el paulatino mestizaje a través del connubio de los varones españoles con las mujeres indígenas, en una institución que se denominó el “cuñadazgo”.

Las Misiones Jesuíticas constituyeron una experiencia singular de evangelización y de gobierno comunitario, que se inició en 1604 y culminó con la expulsión de los jesuitas en 1777. Esta experiencia dejó sus huellas admirables de evangelización a través del conocimiento, la técnica y el arte, en las ruinas que pueden apreciarse hasta hoy, en algunos lugares del sur del país.

La Revolución de los Comuneros, desarrollada entre 1717 y 1735, constituyó otro hecho insoslayable en el periodo que creó las bases de la independencia. Liderada en su primera etapa por José de Antequera y Castro, se fundó en la idea de que el poder real debía ejercerse por derecho natural delegado por el pueblo.

Comisionado por la Audiencia de Charcas, Antequera comprobó la veracidad de las acusaciones de desgobierno que pesaban sobre el gobernador Balmaceda y asumió el gobierno provisorio, hechos que desembocaron en la guerra entre los jesuitas y los comuneros. Antequera fue apresado finalmente por los realistas y ejecutado, aunque la Revolución Comunera persistió en diversas revueltas, hasta la última, dirigida por Fray Juan José de Vargas, y aplastada por el gobernador Rafael de la Moneda.